Category Archives: Diarios de viaje

No Thumbnail

Lisa Peyre, psicóloga clínica en Irak

Las fuerzas gubernamentales iraquíes han recuperado el control de la ciudad de Mosul, pero las necesidades humanitarias siguen siendo inmensas. Destaca el impacto psicológico en la población después de vivir bajo el control del Estado Islámico durante más de dos años. Así lo asegura Lisa

Irak: el olor del miedo

El 23 de noviembre de 2015 Ahmed Yasir dejó de fumar. Estaba en el bazar de Telkaif cuando la hisbah le detuvo. Al cachearle encontraron en su bolsillo izquierdo el paquete prohibido bajo el mandato del Estado Islámico. Ahmed fue cosido a latigazos. Después, esposado

Líbano: refugiados sirios bajo la sombra del olvido

Por el camino de tierra que separa las hileras de tiendas de lona blanca, pasea Ali montado en su trono. Las ruedas de su silla están cubiertas de barro y su hermana Fátima empuja con todas sus fuerzas para evitar el atasco en el lodo.

La estación del hambre

En Senegal, los índices de desnutrición superan el 18 %, lo que rebasa el umbral de emergencia establecido por la Organización Mundial de la Salud. El prolongado déficit de lluvias en los últimos años ha producido una disminución de la producción agro-pastoral y, por tanto, una prolongación de la soudure.

El enterrador de Pedernales

Tres meses después del terremoto, Froilán Cevallos cuenta su historia: “Yo debajo de la cama donde duermo tengo un muertito entero que me protege” Por Manuel Jabois y Lys Arango El día en que Pedernales tembló, su enterrador, Froilán Cevallos, se echó al suelo para

Chernóbil, las voces de una tragedia olvidada

“Todo pasó en unas horas. Eran poco más de las cinco, cuando me despertó el sonido del teléfono. Llamaba mi jefe que, sin ninguna explicación, me dio el día libre. Yo pensé: uy Dios, ¿qué habrá pasado? Pero amaneció un hermoso día de primavera, así

Santería. Foto: Lys Arango

Viaje por Cuba, una isla inmune al tiempo, un país a la espera

En el cielo crepuscular de La Habana se desata una furiosa tormenta. No repentina, sino progresiva, cada vez más intensa. Comienza con sonidos sordos que el aire multiplica poblándose de ecos. Como si las ráfagas del viento tañeran cuerdas de guitarra, que vibran solo un

El mirador de La Habana

«Hablaba de barrios llamados Orfila, el Nazareno, Palatino, como si se tratara de ciudades remotas en cuyas calles pudiera un hombre andar extraviado, perdido de rumbo, durante días». Alejo Carpentier, El acoso.  Fotos: Centro Habana / (C) Lys Arango