La estación del hambre

En Senegal los índices de desnutrición superan el 18 por ciento / Foto: Lys Arango

En Senegal los índices de desnutrición superan el 18 por ciento / Foto: Lys Arango

En Senegal, los índices de desnutrición superan el 18 %, lo que rebasa el umbral de emergencia establecido por la Organización Mundial de la Salud. El prolongado déficit de lluvias en los últimos años ha producido una disminución de la producción agro-pastoral y, por tanto, una prolongación de la soudure. La población más vulnerable ve cómo se agotan sus mecanismos de resiliencia para ser sustituidos por otras estrategias de supervivencia negativas que podrían dañar sus medios de vida.

La época de soudure o carestía, transcurre desde que las familias han agotado sus reservas de alimentos, en junio, hasta la próxima cosecha en octubre / Foto: Lys Arango

La época de soudure o carestía, transcurre desde que las familias han agotado sus reservas de alimentos, en junio, hasta la próxima cosecha en octubre / Foto: Lys Arango

Asimismo, unos servicios básicos pobres (tanto en términos de acceso como de calidad), un restringido acceso a agua y saneamiento, prácticas de higiene y de cuidados inadecuadas, junto a unos sistemas de salud débiles no hacen sino agravar esta situación. El fortalecimiento de personal e infraestructuras sanitarias, la vigilancia y la prevención siguen siendo fundamentales para mantener la desnutrición y otras enfermedades epidémicas a raya.

Foto: Lys Arango

Foto: Lys Arango

La desnutrición amenaza a 7,2 millones de niños menores de cinco años y mujeres embarazadas y lactantes, que necesitan asistencia. Casi uno de cada cinco niños en el Sahel muere antes de cumplir cinco años, y un tercio de estas muertes están asociadas con la desnutrición. Chad, Malí y Níger acogen el 70% de todos los niños con desnutrición aguda severa en la región.

Acción contra el Hambre

Compartir el artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+