Ecuador, a golpe de réplicas, lucha contra el olvido

Nora Macías junto a dos de sus hijos lo han perdido todo. Ahora están albergados en un refugio improvisado de Sálimas

Nora Macías junto a dos de sus hijas en el albergue improvisado de Sálimas     Foto: L.A.

Las familias que aún procesan la tragedia vivida y la tristeza de la devastación buscan un lugar seguro tras cada réplica del temblor del 16 de abril. Los 50 albergues improvisados en la provincia de Esmeraldas reciben cada día a más personas que desean instalarse en un lugar sin amenazas. El rumor de que aún está por llegar un tsunami o un terremoto aun más devastador se apodera del ánimo de muchos ecuatorianos que deciden escapar.

Nora Macías, una viuda con cinco hijos, recuerda una de las réplicas del 20 de abril. Eran las 5 horas, se encontraba en la cocina fregando platos cuando, «de pronto, los perros comenzaron a ladrar sin ningún motivo y, a los pocos segundos, un sonido fuerte zarandeaba la tierra. Todo crujía y vi que la pared, ya dañada por el terremoto anterior, se resquebrajó como si la hubiera partido un rayo», cuenta Macías con un hilo de voz por la afonía. «De milagrito que no me cayó encima. Agarré a mi bebé y salí corriendo de la casa. Grité con todas mis fuerzas llamando al resto de mis hijos, pero por suerte estaban en la cancha jugando».

La casa está gravemente dañada. Le da miedo volver. De modo que ahora viven los seis en el albergue de Salima, en el cantón de Muisne. Se trata de un refugio improvisado, donde el calor y la humedad asfixian. Alrededor de 500 personas habitan en este solar, apiñados en colchones sobre el suelo, bajo plásticos negros que incrementan el sofocante calor durante el día.

Se estima que hay 9.500 personas desplazadas en Esmeraldas desde que el terremoto sacudió Ecuador el 16 de abril y las 541 réplicas registradas por el Instituto Geofísico en las siguientes 90 horas. El calor, la falta de agua potable, la escasez de alimentos, el hacinamiento y las recurrentes picaduras de mosquitos hacen muy difíciles las condiciones para estas personas. Se teme que el rápido deterioro de las condiciones derive en un problema de salud.

Acción contra el Hambre reparte kits de higiene en el albergue de Sálimas

Acción contra el Hambre reparte kits de higiene en el albergue de Sálimas / Foto: Lys Arango

En la zona está actuando la organización humanitaria internacional Acción contra el Hambre, que ha movilizado un equipo de 10 personas desde España y Colombia en las 24 horas inmediatas al terremoto. Tras realizar las primeras evaluaciones en Esmeraldas, la segunda provincia más afectada por el sismo después de Manabí y donde menos ayuda gubernamental ha llegado, en las próximas horas la organización comenzará la distribución de kits de higiene, filtros potabilizadores de agua y mosquiteras. Asimismo se distribuirán 1.000 tanques de agua, cisternas, depósitos y puntos de agua segura para garantizar el abastecimiento en las concentraciones de población.

Una nueva vida

Como contraste de tanta desgracia, pronto nacerá una nueva vida, cuando Nicol Noel, de 16 años y embarazada de 9 meses, dé a luz. Actualmente vive en el albergue de Salima, después de que su casa quedase reducida a escombros. Ella y otras decenas de mujeres y niños necesitan con urgencia lugares seguros en los que puedan disfrutar de cierta intimidad. Por eso pronto se llevará el equipamiento necesario para montar «baby tents», donde madres y niños recibirán apoyo psicosocial para afrontar el impacto de la catástrofe.

Ecuador_accionhambre_lysarango (3)

*Texto publicado en el diario ABC el 23 de abril de 2016

Compartir el artículo en redes sociales
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+