Iraq_ActionFaim_LysArango03_550pib

Irak: el olor del miedo

El 23 de noviembre de 2015 Ahmed Yasir dejó de fumar. Estaba en el bazar de Telkaif cuando la hisbah le detuvo. Al cachearle encontraron en su bolsillo izquierdo el paquete prohibido bajo el mandato del Estado Islámico. Ahmed fue cosido a latigazos. Después, esposado

cosacolugank5red

Atrapados en Ucrania: el último cosaco

  Para Alexander Markovetskiy la guerra de Ucrania comenzó el día que la artillería bautizó su casa. “Era julio de 2014, cuando bien entrada la noche escuché un estruendo cercano, seguido de un extraño silbido. Al instante, una potente explosión rompió los cristales de las

Foto: Lys Arango

La estación del hambre

En Senegal, los índices de desnutrición superan el 18 %, lo que rebasa el umbral de emergencia establecido por la Organización Mundial de la Salud. El prolongado déficit de lluvias en los últimos años ha producido una disminución de la producción agro-pastoral y, por tanto, una prolongación de la soudure.

pedernales-sepulturero-lys-arango1-2redb

El enterrador de Pedernales

Tres meses después del terremoto, Froilán Cevallos cuenta su historia: “Yo debajo de la cama donde duermo tengo un muertito entero que me protege” Por Manuel Jabois y Lys Arango El día en que Pedernales tembló, su enterrador, Froilán Cevallos, se echó al suelo para

ecuador_accionhambre_lysarango-11

Historias entre escombros

En la noche del 16 de abril, tras el terremoto que devastó Pedernales, Carlos Medina huyó junto a su esposa y sus tres hijos por los caminos convertidos en precipicios. Como hipnotizado, atravesó la ciudad sin detenerse ante las casas arruinadas, sin conmoverse ante los

ecuador_accionhambre_lysarango-7

Ecuador: Una vida, tres terremotos

Otto Celestino no mide su vida en años, sino en terremotos. Los acontecimientos que más le han marcado coinciden con los temblores de la tierra. Siendo un bebé perdió a su padre en el sismo de 1942 que arrasó la costa ecuatoriana. Siete años después

Poliske

Chernóbil, las voces de una tragedia olvidada

“Todo pasó en unas horas. Eran poco más de las cinco, cuando me despertó el sonido del teléfono. Llamaba mi jefe que, sin ninguna explicación, me dio el día libre. Yo pensé: uy Dios, ¿qué habrá pasado? Pero amaneció un hermoso día de primavera, así